viernes, 3 de julio de 2009

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA: 6 A 24 MESES



La alimentación complementaria es la administración de cualquier alimento distinto a la leche materna, pero que no la sustituye.
Para asegurar un comienzo sano de la vida la OMS, UNICEF y otras organizaciones mundiales de salud recomiendan: 6 meses (180 días) de lactancia materna exclusiva e incorporación de alimentos complementarios continuando con la lactancia por dos años o más.
La leche materna continúa siendo una fuente importante de nutrientes después de los 6 meses. En promedio, bebés de 6 a 8 meses obtienen alrededor del 70% de sus necesidades energéticas de la leche materna, de los 9 a 11 meses el 55% y de los 12 a 23 meses el 40%.
Los nuevos alimentos que se brindarán al niño deberán complementar los nutrientes de la leche materna, mas no los reemplazarán. Una alimentación complementaria óptima debe ser:
• Oportuna, es decir, iniciada en el momento justo, de tal manera que no disminuya los beneficios del amamantamiento.
• Nutricionalmente adecuada, es decir, que brinde la energía y nutrientes adecuados para lactantes de más de 6 meses de vida.
• Segura, es decir, ofrecida y preparada higiénicamente.
• Perceptiva, es decir, brindada con afecto, respetando las necesidades del niño y la niña.
Los nutrientes esenciales que un/a lactante mayor de 6 meses necesita en cantidades tales que puedan ser provistos por la leche materna y por los alimentos complementarios comunes son el hierro y el zinc. En algunas comunidades también debe prestarse atención a la vitamina A, B, C, el ácido fólico y el calcio.

1. Razones de Introducir Alimentación Complementaria a los 6 meses:

a. Desarrollo Psicomotor Adecuado:• Capacidad para controlar la cabeza y tronco.
• Mejor uso de musculatura masticatoria.
• Incremento de la percepción sensorial.
• Modificación en la ubicación espacial de la lengua.
• Desarrollo de la deglución.
• Mantenerse erguido con ayuda para que degluta los alimentos.
• Discriminación de nuevas texturas, sabores, olores y consistencias.
• Extinción de reflejo de extrusión.

b. Madurez Gastrointestinal• Mayor capacidad de absorción de nuevos nutrientes.
• Mejor motilidad gastrointestinal.
• Inmadurez de la barrera inmunológica intestinal antes de los 4 a 6 meses facilita paso de macromoléculas que puede favorecer la aparición de alergia alimentaria.

c. Renal• Riñón presenta una madurez funcional parecida a la del adulto cerca de los tres meses de edad
• Tolera mayor carga de solutos sin alterar su funcionamiento.

d. Nutricional• Haber duplicado su peso de nacimiento.
• Prevención de deficiencia de micronutrientes, especialmente zinc y hierro.
• Las necesidades proteicas podrían quedar cubiertas por la leche materna.
• Para cubrir la necesidades energéticas el volumen de leche materna o fórmula láctea debe ser muy alto, haciéndolo intolerable por el niño.

2. Razones para no Introducir Alimentación Complementaria antes de los 6 meses:
Existen razones de peso por las cuales no se debe iniciar la alimentación complementaria tempranamente, entre éstas están:
• Incapacidad del riñón de los niños pequeños para expulsar a través de la orina la ingesta excesiva de determinados nutrientes, especialmente proteínas y sodio.
• Aumento del trabajo del riñón.
• Riesgo de obesidad
• Producción de problemas alérgicos.
• Problemas de mala absorción.
• Riesgo de producir deshidratación.
• Riesgo de sobrealimentación
• Tendencia a vómitos y/o diarreas
• Accidentes por deficiente coordinación oral motora
• Desarrollo del hábito por el azúcar y sal en un futuro
• Aporte de compuestos potencialmente perjudiciales: sacarosa, gluten, contaminantes, nitratos.

*Las consecuencias de dar a los niños la alimentación muy tardíamente son desnutrición, no diversificar su dieta y retraso en su desarrollo psicomotor.

3. Los Alimentos Familiares:
Entre los 6 y 24 meses los niños crecen rápidamente, pero sus estómagos son relativamente pequeños (alrededor del tamaño de un puño). En este período, ellos necesitan alimentos muy nutritivos que brinden varios nutrientes en pequeñas cantidades altamente energéticas.
Existen muchos hogares alrededor del mundo que alimentan a sus niños mayores de 6 meses con “alimentos caseros”, que consume el resto de la familia. Esto no perjudica a los pequeños, siempre y cuando sean alimentados con los mejores bocados de los alimentos caseros, como las legumbres, vegetales, pescados y carnes, preparados (aplastados, cortados, triturados, etc) de tal manera que se adecuen a las habilidades motoras de los niños. Alrededor de los 12 meses, casi todos los niños son físicamente capaces de comer alimentos de consistencia similar a los que come el resto de la familia.
Alimentos infantiles, preparados comercialmente, que estén apropiadamente fortificados y con adecuadas cantidades de vitaminas y minerales pueden ser usados, pero generalmente suelen contener aditivos y conservantes inapropiados para la alimentación infantil.

4. La Alimentación Perceptiva:
La incorporación de alimentos complementarios marca una nueva fase en el desarrollo social, emocional y de conducta y en las relaciones entre la familia y las madres o personas responsables del cuidado de los niños. La alimentación complementaria es una oportunidad para el desarrollo de las habilidades comunicacionales, motoras y de coordinación, que involucra a las personas responsables del cuidado infantil ayudando a la transformación de alimentación en un tiempo de aprendizaje y de amor, aplicando los principios de cuidado psico-social, como son:
• Alimentar a los lactantes directamente y asistir a los niños mayores cuando comen por sí solos, respondiendo a sus signos de hambre y satisfacción.
• Alimentar despacio y pacientemente y animar a los niños a comer, pero sin forzarlos.
• Si los niños rechazan varios alimentos, experimentar con diversas combinaciones, sabores, texturas y métodos para animarlos a comer.
• Minimizar las distracciones durante las horas de comida si el niño pierde interés rápidamente.
• Recordar que los momentos de comer son períodos de aprendizaje y amor (hablar con los niños y mantener el contacto visual).

5. Etapas de la Alimentación Complementaria:

a. 6 a 8 meses:
Entre los 6 y 7 meses los alimentos se deben dar uno por uno y en forma de puré, para que el niño se acostumbre y conozca poco a poco los sabores y texturas de las nuevas comidas.
Durante unos 4 días hay que ofrecerle el mismo puré, una o dos veces al día para probar su tolerancia. Gradualmente hay que ofrecerle puré de otras frutas, verduras y cereales con media cucharita de aceite, y si se desea ablandados con leche materna.
Para que el niño pueda tragar, colocar el puré en la parte media de la lengua. Si se le pone en la punta de la lengua, el niño se confundirá y no tragará el alimento.
Luego de haber ofrecido al niño los purés debe comenzarse, lo antes posible a ofrecer carnes (6 meses) y huevos cocidos en preparaciones. Estos alimentos deben ser incorporados diariamente ya que, el contenido de varios minerales como el hierro y el zinc en la leche materna, no es suficiente para el niño, aún tomando en cuenta su elevada biodisponibilidad.
A los 8 meses la mayoría de los niños puede consumir alimentos con sus propias manos. Los alimentos semisólidos o purés son necesarios al comienzo, hasta que aparezca la habilidad de mordisquear y/o masticar. Cuando se ofrece alimentos de consistencia inapropiada es posible que el niño/a no logre consumir una cantidad significativa, o que demore tanto en comer que su ingesta de alimentos se vea comprometida.

b. De 9 a 11 meses:
Al niño amamantado sano de 9 a 11 meses de edad se le debe proporcionar 2 comidas diarias, además de meriendas nutritivas (frutas, pan, tortas y bizcochos caseros, galletas y queso frescos con bajo tenor de sal, como ricotta, fontina, cuartirolo, dambo, muzzarella).

c. Luego del año:
Entre 1 y 2 años los niños deben incorporarse a la mesa familiar, comiendo en los cuatro tiempos de comida (desayuno, almuerzo, merienda y cena). También se les debe dar a media mañana y a media tarde pedacitos de fruta, pan, queso, tortas o preparaciones caseras.
Durante estos meses se debe continuar dando el pecho, incluso durante la noche, ya que la leche materna sigue siendo importante, aunque pasa poco a poco de ser el alimento principal a ser el alimento complementario. Se recomienda dar de mamar durante la noche para ayudar a la producción de leche. Dar de mamar da seguridad y protección al niño/a. Cuando llegue el momento de dejar la lactancia debe hacerse gradualmente, no repentinamente ni con brusquedad.

6. Preparación y almacenamiento seguros de los alimentos complementarios:
• Lavarse las manos antes de preparar los alimentos, y lavar las manos de los niños antes de la comida.
• Guardar los alimentos de forma segura y servirlos inmediatamente después de su preparación.
• Utilizar utensilios limpios para preparar y servir los alimentos.
• Utilizar tazas y tazones limpios para alimentar a los niños, de preferencia de plástico. Si no se posee utensilios especiales para el bebe utilizar la vajilla de casa, pero determinando cuales serán para el bebe, así él los reconocerá
• Al iniciar la alimentación complementaria, el niño sentirá sed y se le deberá ofrecer agua en vaso en pequeñas cantidades. Es importante cuidar la higiene del agua.
• Evitar el uso de biberones, dado que es difícil mantenerlos limpios.

7. Cantidad necesaria de alimentos complementarios:
A los seis meses de edad las cantidades de los alimentos deben ser pequeñas e ir aumentando la cantidad conforme crece el niño, sin detener la lactancia materna. La energía necesaria proveniente de los alimentos complementarios para niños con ingestas “promedio” de leche materna en países en vías de desarrollo es, según La Organización Panamericana de la Salud, aproximadamente de:
• 200 Kcal al día para niños entre los 6 y 8 meses de edad.
• 300 Kcal al día para niños entre los 9 y 11 meses.
• 550 Kcal al día para niños entre los 12 y 23 meses de edad.

En países desarrollados se estima que las necesidades son algo diferentes (130 Kcal al día para niños entre 6 a 8 meses, 310 Kcal al día para niños entre 9 a 11 meses y 580 Kcal al día para niños entre 12 y 23 meses) debido a las diferencias en la ingesta de leche materna.
Según La Organización Panamericana de la Salud las Kcal necesarias para un niño no amamantado entre los 6 y 24 meses son:

• 600 Kcal al día para niños entre los 6 y 8 meses de edad.
• 700 Kcal al día para niños entre los 9 y 11 meses.
• 900 Kcal al día para niños entre los 12 y 23 meses de edad.

8. Consistencia De Los Alimentos:
Se debe aumentar la consistencia y la variedad de los alimentos gradualmente conforme crece el niño, adaptándose a los requisitos y habilidades de los niños.
Los lactantes pueden comer papillas, purés y alimentos semisólidos a partir de los 6 meses de edad. A los 8 meses, la mayoría de niños también pueden consumir alimentos que se pueden comer con los dedos (meriendas que pueden servirse los niños por si solos). A los 12 meses, la mayoría de los niños puede comer el mismo tipo de alimentos que el resto de la familia (teniendo en cuenta su necesidad de alimentos densos en nutrientes).
Deben evitarse los alimentos que puedan causar que los niños se atoren o atraganten (es decir, alimentos cuya forma y/o consistencia implica el riesgo de que pudieran bloquear la tráquea, por ejemplo nueces, uvas, zanahorias crudas, etc.).

9. Frecuencia de alimentos y densidad energética:
Se debe aumentar el número de veces que el niño consume los alimentos complementarios conforme va creciendo. El número apropiado de comidas depende de la densidad energética de los alimentos locales y las cantidades normalmente consumidas durante cada comida. Para el niño amamantado promedio de 6 a 8 meses de edad, se debe proporcionar 2 a 3 comidas al día, de los 9 a 11 meses y 12 a 24 meses de edad el niño debe recibir 3-4 comidas al día además de meriendas nutritivas (como una fruta, un pedazo de pan o pan árabe con pasta de nueces) ofrecidas 1 o 2 veces al día, según lo desee el niño.
Las meriendas son los alimentos consumidos entre comidas, siendo generalmente alimentos que los niños consumen por sí mismos y que son convenientes y fáciles de preparar. Si la densidad energética o la cantidad de alimentos en cada comida es baja, o el niño ya no es amamantado, es posible que se requiera de comidas más frecuentes.

10. Contenido nutricional de alimentos complementarios:
Al niño se le debe dar una variedad de alimentos para asegurarse de cubrir las necesidades nutricionales, debe consumir:
• Carne, aves, pescado o huevos diariamente o, de no ser posible, lo más frecuentemente posible.
• Las frutas y verduras ricas en vitamina A (zanahoria, naranja, manzana, tomate, camote, melón toronja granadilla, hortalizas de hojas verdes) deben ser consumidas a diario.
• Proveer dietas con un contenido adecuado de grasa.
• Evitar la administración de bebidas o jugos con un bajo valor nutritivo, como tés, café y sodas.
• Limitar la cantidad de jugo ofrecido para así evitar reemplazar o desplazar alimentos más nutritivos.

*Las dietas vegetarianas no cubren las necesidades nutricionales a esta edad, a menos que se utilicen suplementos nutricionales o productos fortificados.

11. Uso de suplementos de vitaminas y minerales o productos fortificados para Niños y madres:
Es recomendable utilizar alimentos complementarios fortificados o suplementos de vitaminas y minerales para los lactantes de acuerdo a sus necesidades. En algunas poblaciones, es posible que las madres lactantes también necesiten suplementos de vitaminas y minerales o productos fortificados, tanto por su propia salud como para asegurar concentraciones normales de ciertos nutrientes (especialmente vitaminas) en su leche.

12. NO dar al niño:
• Embutidos.
• Carnes ahumadas y patés.
• Huevos fritos.
• Frutos secos enteros.
• Quesos fuertes o grasosos.
• Mariscos.
• Miel.
• Caramelos y golosinas.
• Gaseosas.
• Frituras.
• Jugos envasados.
• Sopas aguadas.
• Té, manzanillas.
• Alcohol, bebidas con cafeína o gas, etc.
• No se recomienda dar sal, azúcar ni condimentos fuertes.
• No dar alimentos que suelen causar alergia (especialmente leche de vaca y derivados, huevos, pescado, soja, cacahuetes, melocotón, fresas, frutas del bosque y cualquier otro que produzca alergia a un miembro de la familia) hasta los 12 meses.

13. Mitos de la Alimentación Complementaria:

“Las papillas alimentan más que la leche” “La leche materna ya no alimenta” “Su leche es pura agua”.

La leche materna posee mayor cantidad de calorías que las carnes, frutas y verduras con que se hacen las papillas y mayor cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes que los cereales.

“Con una buena papilla antes de cenar, dormirá toda la noche”

Durante los primeros años, los niños se despiertan por las noches debido a muchas razones, no únicamente por hambre. Está demostrado que el niño no duerme más por haber tomado más papilla.


“A partir de los 6 meses tomarán leche de continuación”

La OMS opina que la leche de continuación es innecesaria y recomienda seguir tomando la leche materna durante el primer año. El problema es que estas leches son más baratas que las leches artificiales y las madres sienten inclinación a comprarla por los bajos recursos.

“Si no come carne no tendrá suficientes proteínas”

La leche materna posee las suficientes proteínas, además los cereales y legumbres aportan gran número de proteínas.
“Los fiambres y embutidos sustituyen a las carnes”

Totalmente falso, ya que estos alimentos tienen excesiva cantidad de sodio, grasa, conservantes y nitritos.

“Pueden beber cola, jugos artificiales, café, té, mate, etc.”

Estos alimentos no alimentan a los niños y además excitan al niño y muchos de ellos interfieren en la absorción de los nutrientes. Tampoco dar comidas enlatadas, ni caldos ni sopas instantáneas, ni golosinas.

14. Consejos para la alimentación con seguridad: • El suministro de alimentos sólidos a muy temprana edad no es recomendable y puede ocasionar sobrealimentación.
• Se debe suministrar sólo un alimento nuevo a la vez y hacerlo durante unos pocos días (3 a 4 días). Hay que estar atento a las reacciones alérgicas (urticaria, vómitos, diarrea).
• Darle al niño la cantidad que desee sin forzarlos.
• No se deben suministrar sólidos en el biberón.
• Si al bebé no le gusta el nuevo alimento que le ofrecen, se debe intentar dárselo nuevamente más tarde.
• Los recipientes de comida para bebé destapados se deben cubrir y conservar en el refrigerador, máximo dos días.
• Se debe utilizar una cuchara pequeña para alimentar al bebé.
• El bebé que lleva a la cama el biberón con leche, jugo de fruta o líquidos endulzados puede presentar boca de biberón, lo cual ocasiona caries dental. Si el bebé lo necesita para dormir, se debe utilizar agua corriente en el biberón.
• Se le puede ofrecer al bebé agua entre las comidas.
• No se le deben ofrecer dulces ni líquidos endulzados, porque le hacen perder el apetito y contribuyen al desarrollo de la caries dental.
• Disminuir la leche poco a poco.
• Un bebé hiperactivo o melindroso puede necesitar atención, en vez de comida.
• Darle al niño una participación activa en este nuevo proceso.
• El bebé está satisfecho cuando rechaza el alimento, mueve la cabeza, rehúsa a abrir la boca o escupe el bocado.
• Respetar sus gustos.
• Comenzar con una papilla que no tenga sabor ni dulce ni salado.
• No chantajear, castigar, pegar, perseguir.
• No ofrecer dulces o premios si se lo come todo.
• No enmascarar los alimentos con saborizantes.
• Mantener la temperatura justa. Hay plato-termo recomendable para niños que tardan mucho en comer.
• No ser estrictos ni muy variables con los horarios.
• Aumentar la consistencia de los alimentos progresivos.
• Llenar la cuchara hasta el borde para que pueda succionarla mejor.
• Si quiere comer con las manos, dejar que lo intente.
• Cocinar los alimentos a fuego medio para que los ingredientes se integren adecuadamente y sean sabrosos. No usar demasiada agua.



REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS:

• BALBOA, Paulina; Dra. Alimentación Artificial Láctea y Alimentación Complementaria. [Sitio en Internet]. Disponible en: https://www.u-cursos.cl/medicina/2009/1/MPEDYCI5/1/material_alumnos/objeto/29702. [Consulta: 11 de Junio del 2009].
• CORPNEL RODRÍGUES, C; GUISADO RASCO, M. Cinta. Alimentación Complementaria en el lactante. [Sitio en Internet]. Disponible en: http://www.sepeap.org/imagenes/secciones/Image/_USER_/Alimentacion_complementaria_lactante.pdf. [Consulta: 11 de Junio del 2009].
• DEGUATE.com. Alimentación Complementaria en el niño. [Sitio en Internet]. Disponible en: http://www.deguate.com/salud/article_875.shtml. [Actualización: 13 de Septiembre del 2008. Consulta: 11 de Junio del 2009].
• DENNISON HAINES, Cynthia. Dieta para niños apropiada para la edad. [Sitio en Internet]. Disponible en: http://lomalindahealth.org/health-library/a-z-guia-de-salud/5/002455.htm. [Consulta: 11 de Junio del 2009].
• LA ALIANZA MUNDIAL PRO LACTANCIA MATERNA. Lactancia Materna y Alimentación Complementaria. [Sitio en Internet]. Disponible en: http://www.waba.org.my/whatwedo/wbw/wbw05/cal_spa.pdf. [Consulta: 11 de Junio del 2009].
• ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD. Principios de orientación para la alimentación complementaria del niño amamantado. Washington DC. 2003. p. 38.
• PARABEBE.net. Alimentación Complementaria. [Sitio en Internet]. Disponible en: http://www.paraelbebe.net/alimentacion-complementaria/. [Actualización: 31 de Junio del 2007. Consulta: 11 de Junio del 2009].
• RED URUGUAYA DE APOYO A LA NUTRICIÓN Y DESARROLLO INFANTIL. Lactancia Materna y Alimentación Complementaria. Los alimentos de la familia: caseros, sanos y saludables. [Sitio en Internet]. Disponible en: www.ruandi.org.uy/materiales/cartilla_alimentacion_complementaria.doc. [Consulta: 11 de Junio del 2009].

2 comentarios:

GLuis dijo...

Que tema mas bonito pero a al vez delicado, por la importancia que requiere en el recién nacido.
Uno de los primeros aprendizajes del ser humano debe ser al amamantar donde también existe la comunicación "madre-hijo".
Que bueno fuera que todas las madres puedan cumplir con aquellos requerimientos que necesita el niño en sus primeras etapas de la vida, el tema de tu entrada es prácticamente educativo y básico para el conocimiento de todas las personas y como me gustaría que existiera un plan de difusión en todo tipo de sectores por que tenemos que reconocer que no todas las madres cumplen con las indicaciones por diversos factores, económicos principalmente; pero la educación es básico en este tema, me gusto tu tema, abrazos y hasta pronto.

Anónimo dijo...

El tema me gusta mucho esyoy trabajando en una herramienta quebapoye. L limentacion complementaria del lactante yva la enseñanza de buenos habitos alimentarios; gracias